jueves, 30 de julio de 2015

IQ - The Wake (1985)


De los tres pilares que conforman el denominado "neo progresivo" (neoprog) nos faltaba homenajear aquí en este blog, a una interesante banda británica de principio de los años 80: IQ. Fueron participes entonces junto a bandas preferentemente de la impronta de MARILLION y PENDRAGON o Pallas inclusive, los que enaltecieron los conceptos de este genero.

IQ se origino en 1982 en Plymouth al sudoeste de Inglaterra. En principio constituida por el actual guitarrista Mike Holmes, el tecladista Martin Orford, el bajo de Tim Esau, el baterista Paul Cook y el vocalista Paul Nicholls. Al poco tiempo grabarían una especie de demo en formato "casette" titulado "Seven Stories into Eight". En 1983 saldría  su opera prima "Tales From Lush Attic" dejando una buena impresión en el publico mayormente del under. Su siguiente trabajo "The Wake" de 1985 saldría una semana antes del gran "Misplaced Childhood" de Marillion, cerrando una año inolvidable para este genero. Para sus dos siguientes álbumes, "Nomzamo" (1987) y "Are You Sitting Comfortably?" (1989) contarían con la voz de Paul Menel. El estilo de estos dos se acerca a un pop mucho mas comercial, latente y demandado en los 80´s. Inclusive llegaron a tener un éxito considerablemente masivo con el corte "Promises (as the years go by)". Sin embargo volverían los años progresivos con la vuelta de Nichols en 1990 para lanzar el aceptable trabajo "Ever" en 1993, álbum que vería la salida del bajista Esau, sustituido por John Jowitt. La vuelta de Nicholls asentuaria la impronta progresiva en los años siguientes. Por ejemplo con un excluyente trabajo; otra obra de concepto, el doble "Subterranea"(1997) o "Dark Matter" (2004) entre otros. En 2005 el baterista Paul Cook abandona IQ para cederle su puesto a Andy Edwards, y en julio de 2007 la importante cuota de Martin Orford abandona la banda. Las letras de IQ se caracterizan por ser oscuras, misteriosas, con un soporte depresivo, fusionadas con ese costado épico y fantasioso propio del genero que juntos logran una conjunción muy interesante.

Grabado en 1985, "The Wake", pretende seguir la linea de su antecesor "Tales From Lush Attic" , pero con un sonido mejor y una producción mas cuidada. Es un disco conceptual que habla de un hombre atravesando los umbrales de la muerte que a su vez niega de su cruel destino.  La obra en general destila un carácter emocional fúnebre. Es claramente percibible desde un fatídico comienzo con "Outer Limits". En esta canción inicial se describe precisamente el momento en que culmina la vida terrenal del protagonista. Una "mini-suite" de 8 minutos con un inicio de bases consistentes y tranquilas a la que se le unen unos tétricos colchones de sintetizadores para dar lugar progresivamente a los demás instrumentos. Continua su pasaje al mas allá con "The Wake" que por sus riffs la hacen una de las canciones mas "heavy metal" del trabajo. Aquí nuestro moribundo ser se mira a si mismo y su alma hace revisión de su vida en la tierra. Sus sentimientos son de remordimiento, soledad , nostalgia y frustración. Se encuentra frente a su destino y, también frente a su incapacidad para aceptarlo. Llegando al final la lánguida cortina de teclados de Orford emula a una misteriosa "luz" que atrae a el personaje, esto a la vez sirve de elemento cohesivo con la siguiente pieza que es quizás el punto de inflexión en nuestro personaje: la maravillosa "The Magic Roundabout".  En este raro espectáculo lumínico se desmantela lo que en verdad trama esta misteriosa luz: atraer hacia el limbo al personaje. Aquí sufre un vaciamiento espiritual enceguecido por la luz: "Estoy perdiendo la razón sigo olvidando lo que he dicho... trato de acercarla, pero no hay nada en mi cabeza. No creo en el jamás y no creo en el ahora. Si la vida es todavía, vale la pena vivir... ¿Cómo es que me siento solo ?...". Es este encuentro con la luz de lo que trata "The Magic Roundabout", de varios cambios de ritmos  y una melodía vocal bellisima,de una densidad emocional exquisita de la mano del peculiar histrionismo de Nicholls. El final lo corona un gran solo de Holmes.

Aceptando su cruel destino y ensordecido, el sujeto en cuestión comienza a vagar por los oscuros pasajes del limbo. Este deambular lo evoca la siguiente pieza "Corners". De impronta pop, con aires psicodelicos esconde cierto misticismo, quizás por la inclusión de una acertada citara a cargo de Holmes. Este vagar por el limbo no duraría mucho ya que los recuerdos terrenales y la negación hacia su cruel destino, comenzarían a pujar, especialmente los recuerdos de su esposa. Eso lo que evoca otra gran mini suite de casi 10 minutos: "Widows Peak", la obra maestra del álbum. Su intro recuerda mucho a pasajes del gran "The Snoow Goose" de Camel. Una vez un sinnúmero de cambios de ritmos, desde la psicodelia, hasta melodías de un oscuro romanticismo, todo sostenido por la teatral voz de Nicholls, elemento determinante en toda la obra.

Quizás la parte mas audible del álbum sea "The Thousand Days", con una acercamiento indudable a el sonido de The Cure, es una descripción del alma del sujeto, resignada a esperar su fatal destino. La coda de esta historia se la debemos a "Headlong" donde definitivamente la resignación se apodera de el y vé las cosas como deben ser. Finalmente todo se dilucida y acepta su terrible destino: la muerte. En su reflexión final hacia el entendimiento de su condición, el personaje aclama: "...Espíritu, que me llevaste al lugar del nacimiento, has puesto el miedo en el miedo a volar. El aliento de la muerte... quieres una firma ?, una firma es lo que deseas? ... ya esta allí."

"The Wake"una preciada joya y una huella imborrable del "neo prog" de los años 80, que a pesar de ser opacado por "Misplaced Childhood" de Marillion ayudo a levantar y aggiornar este genero que mostraba tener las defensas bajas por esas épocas. En el momento de la edición en compact disc se le adiciono un bonus track, "Dans le Parc du Chateau Noir" que pese a estar fuera del concepto, no desentona con el áurea lúgubre del álbum. Para la edición presente aqui de 1994, podremos gozar de la crudeza de los demos con dos bonus mas: "The Thousand Days" y "The Magic Roundabout". El arte de tapa estuvo a cargo de el propio Peter Nicholls. Los personajes son  de su creación, excepto el rostro del centro que esta inspirado en el personaje que interpreta la actriz canadiense Rae Dawn Chong  para la película "Quest For Fire" (1981), conocida también como "La Guerre du feu"  ( "La Guerra del Fuego" para el publico hispanoamericano).



Lista de Temas:

1. Outer Limits
2. The Wake
3. The Magic Roundabout
4. Corners
5. Widow´s Peak
6. The Thousand Days
7. Headlong

Bonus tracks:

8. Dans le Parc du Chateau Noir
9. The Thousand Days (demo)
10. The Magic Roundabout (demo)


Download | Descargar









viernes, 10 de julio de 2015

Black Sabbath - Sabbath, Bloody Sabbath (1973)


Con cuatro  discos en su haber (en solo 3 años), Black Sabbath con su clásica formación (Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler, Bill Ward), comienza a encaminar su heavy metal fatalista, gótico, distinto, hacia algunos arreglos de cuerdas, a trabajos de teclados emparentados, como no, a la música progresiva y sinfónica y a la psicodelia. Un trabajo excluyente para su ya de por si sorprendido publico.

Este sonido ya se venia gestando desde su anterior placa "Black Sabbath Vol 4." (1972) y desde aquel año también, atravesaban una crisis compositiva a raíz del abuso de drogas y sustancias del tipo psicotrópicas. Tal era el punto de escasez de ideas que hasta el guitarrista Iommi era incapaz de contribuir con aunque sea alguno de sus inmortales "riffs"y sus dedos se paralizaban al intentar sus punteos. Una de las soluciones que propuso el entorno de Sabbath era excluirse en el castillo Clearwell en Gales, para lograr una pronta desintoxicación y la tan ansiada iluminación. Fue allí entonces, donde se desarrollaron las sesiones de "Sabbath, Bloody Sabbath". Disco con muchos relieves de por si, con la  dureza y la energía de bases y guitarras potentes que los caracterizan, dulces pasajes instrumentales ("Fluff") o momentos esquizoides ayudados por la buena inclusión de sintetizadores y diferentes máquinas y teclados. Para esto ultimo la banda se dio el lujo de incluir al gran (nuevo amigo de Sabbath por entonces) Rick Wakeman de Yes, quien se prestaría como un verdadero guía hacia el camino de una musicalización mas compleja, llegando hasta a participar en una canción.

Así y todo, y a pesar de la "falta de inspiración", en un principio, el álbum marcó ya desde el homónimo inicial, una gran influencia para las bandas heavy metal de los años venideros tanto en los 80´s como en los 90´s. Un "groove metalico" en su enérgico desarrollo predomina en esta canción, una grandeza de la banda. El glorioso riff de Iommi se presenta como un verdadero océano eléctrico para que Ward y Geezer naveguen. Y por supuesto ahí esta Ozzy. Este gran vocalista de natural histrionismo e inigualable interpretación, el se abre paso con fuerza y elegancia. El riff de guitarra sigue por un momento para abocarse a una melodía con un fondo acústico muy hermoso y estilizado. En un momento la canción se vuelca a un ambiente bien heavy con toques progresivos.

Gran parte del álbum se esmera por recobrar el formato "hitero" en las canciones, despojándose de los sonidos lúgubres o extensas composiciones, etc. Buen ejemplo es "A National Acrobat", con otro excluyente riff de Iommi sobre todo en el incandescente final. Luego la singular "Fluff" una tajada instrumental de Iommi de bellos arreglos. El guitarrista aporta su buen gusto en ejecutar piano y hasta un clavicordio. Algunos pensaran que esta demás en el disco, y sobre todo habiendo otros instrumentales muy por encima de este, como por ejemplo "Changes" de su anterior álbum.

La "merlinezca" (así suena) "Sabbra Cadabra" es una genialidad y una bestialidad de este cofre lleno de sorpresas. Con su comienzo del todo arrasante, con una especie de  riff "heavy-blusero", (con un Ward espectacular), para darle paso a Wakeman con su mini moog y laportando también algunas cadencias bluseras en el piano. La presencia de Rick aporta una tensión dramática y misteriosa nunca vista en un disco de Sabbath hasta entonces. En "Killing Yourself To Live", Ozzy desata una fuerte critica, justamente hacia los críticos de la banda que se "matan cada día por vivir" pero obviamente a costa de ellos mismos. Una de las canciones mas duras del álbum, de fuerte base rítmica en la que Ozzy se preocupa por intervenir con el manejo de sintetizadores.

 La excéntrica "Who are you?" asoma como la composición exclusiva de Osbourne, arreglada inteligentemente por el resto de la banda. La base rítmica se sostiene por los synths de el propio Ozzy y de Iommi, a lo que le sigue un bello pasaje de un mellotron en manos de Gezeer Butler. La canción mas rara del álbum, que permite entrever el espíritu y la inquietud hacia las "maquinitas" del cantante, por aquel entonces. "La compuse una noche en el Bulrush Cottage mientras estaba cargando y jugueteando con una maquina de cinta Revox y mi ARP 2600" comentaría el vocalista. Como single llegó a ser numero 1 en Reino Unido.

Otra que no pierde la intención de sonar "redonda" es la acertada  "Looking For Today". Positiva por donde la miremos, concepto algo alejado a la impronta de la banda hasta entonces. Otra vez Iommi toma la posta, con un pegadizo riff y la inclusión de flautas en un segmento entre las palmas de todos los integrantes de la banda. Cierra el trabajo la ambiciosa "Spiral Arquitecht", otra genialidad. La sofisticación reaparece, desde la dulce intro de guitarras acústicas hasta los adornos de cuerdas a cargo de "The Phantom Fiddlers".

Quizás estemos ante el primer trabajo de el llamado "metal progresivo". Una joya de Black Sabbath , adelantado a su tiempo, o bien punto de partida de este subgénero.


Lista de Temas:

1. Sabbath Bloody Sabbath
2. A National Acrobat
3. Fluff
4. Sabbra Cadabra
5. Killing Yourself To Live
6. Who Are You?
7. Looking For Today
8. Spiral Architect


Download | Descargar