jueves, 22 de enero de 2015

Yes - The Ladder (1999)


Por aquellos momentos en que casi nadie les daba crédito,Yes con unas joviales incorporaciones, renace con este sobresaliente álbum, quizás el mejor de la década de los 90´s. Luego de pasar la ultima etapa con el guitarrista Trevor Rabin ("Talk" de 1994), los dos excelentes "Keys to Ascension 1 y 2" trabajos con la formación mas famosa (Anderson, Wakeman, Howe, Squire, White), y el olvidable "Open Your Eyes" (1997). Yes decide retornar a su sonido clásico sumado a un aggiornamiento muy peculiar. Contarían con la importante producción del famoso Bruce Fairbairn (Loverboy, Blue Öyster Cult, Aerosmith, Bon Jovi, AC/DC) quien fallecería antes de la salida del álbum.

Pese a la inestabilidad eterna en sus formaciones, Yes apostaría entonces a seguir con su misma formación, con los jóvenes Billy Sherwood en guitarras, y el tecladista ruso Igor Khoroshev quien ya había aportado lo suyo en "Open you Eyes" como músico de sesión , esta vez seria parte de la formación estable de la banda. Es mas que evidente la fuerte mano de Anderson en el grueso de las composiciones y la presencia (por demás a veces) de su bellísima voz , robándose gran parte del disco. Hayamos también algunos vestigios de la época "pop american" de la era Rabin. Como lo habíamos mencionado, el sonido del disco reanima el fuego sinfónico progresivo que los catapultó como leyendas de ese género, como así también ciertos aires de rock industrializado, este toque comercial lo aportaría el desempeño del prestigioso Fairbairn.
Sherwood por su parte haría las veces de "nuevo Rabin" (sobre todo en vivo), y esta ves no seria productor o ingeniero (había metido lo suyo en el disco "Union" de 1991), siendo un perfecto sostén rítmico para el gigantezco Steve Howe.

El disco no puede tener un comienzo más prometedor "Homeworld (The Ladder)". El nombre esta inspirado en un video juego (del mismo nombre), el CD original incluye un video que promociona este video juego y una entrevista a Jon Anderson. Es una perfecta mixtura entre los clásico de Yes y lo nuevo (a decir verdad casi toda la impronta del álbum es así). Una canción de nueve minutos, completísima que contiene todo lo que tiene y debe tener un clásico de Yes. Su comienzo es tranquilo con las guitarras de lujo de Howe muy destacables, impresionantes sustentos vocales para Jon por parte de Sherwood y Mr. Squire, quien apabulla con su exuberante bajo. El ruso Khoroshev se encarga de hacernos olvidar a Rick Wakeman, casi en la mitad nos encontramos con un cambio imprevisto en la canción donde se atreve a hacer un dialogo de las voces con los teclados y una guitarra que parece atropellarse. También aporta múltiples texturas de teclados  que desembocan en otro magnífico solo de Howe. Luego aparece con un sampler de mellotron para el final de la canción que baja de volumen con un tramo de guitarra española y una dulce coda de Anderson acompañada por un piano. Un final esplendido que invita al oyente a seguir escalando "The Ladder". "It Will Be A Good Day (The River)" una gema . Canción redonda, rítmica y vocalmente pegadizas, con una letra por demás positiva: "Golden forest, golden lake, Sanctuary, state of grace. I will find reason a place to begin. It will be a good day...". Altísima calidad de coros los cuales se llevan todos los laureles.

A partir de "Lightning Strikes" comienza una seguidilla de tres canciones para sacarse el sombrero. "Lightning Strikes" se nos presenta como un tema con aires bailables y latinos. Hay cierta semejanza al "Teakbois" de ABWH (Anderson, Bruford, Wakeman, Howe). Su comienzo es acústico y luego se le adhieren todos los instrumentos donde se destaca sin dudas la velocidad del bajo de Squire y una oportuna sección de vientos. Enganchado al final "Can I?" una joyita para todos los fans de Yes, es un inteligente arreglo del "We Have Heaven" del viejo álbum "Fragile" de 1972. Inmediatamente la sobresaliente "Face To Face". Al igual que "Homeworld" sobresalen en conjunto. Mas que nadie Mr. Squire quien nos empalidece con una ejecución veloz y enérgica, dosifica las velocidades sabiamente. Aunque debemos decir que Howe hace lo suyo (seguramente por el enérgico aliento que le da el propio Jon casi al inicio de la canción : Come On Steve!!). La voz de Anderson tiene su peso y a veces nos preguntamos como puede cantar de esa forma (casi sin respirar), como un instrumento mas. Los coros también se ganan lo suyo sobre el final. De lo mejor de "The Ladder".

La balada en plan romanticón, no nos la podían deber: "If Only You Knew", una dedicación a la esposa de Jon. De lo mejor de Steve con la steel. Acertados trabajos de coros y buenos arreglos de los teclados de Khoroshev. Otro gran acierto en los coros en la pop "To Be Alive (Hep Yadda)" que es lo mas destacable , llegando a ser muy pegadizo pero sin ser melosa, no decepciona en absoluto. "Finally" pop eléctrico e industrializado, buenos sostenes rítmicos de Sherwood y corona la voz de Anderson que le da un costado rockero. Gran solo de Howe, poco después nos sorprenden con un pasaje tranquilo con buenos arreglos de Khoroshev y Steve, sobre todo de este ultimo que nos lleva por el túnel del tiempo para arribar en la era de "Close to the Edge" o "Tales From Topographic Oceans".

Poco antes de morir el productor Bruce Fairbairn, sabiamente les recomendó que para "The Ladder" compusieran una canción para una "personalidad sobresaliente". Es así como "The Messenger" fue escrita e ideada por Anderson homenajeando al mismísimo Bob Marley. No se puede negar que inevitablemente tenga una base con cierto aire reggeae, acompañada por una guitarra acústica con toques  "R&B". Se desarrolla con un ritmo cálido con buenos diálogos entre las guitarras de Steve y Sherwood con una exquisita bateria de White y buenos coros, que solo se les critica que podrían haberse grabados con mayor volumen. Finaliza con una sección acústica donde quizás se transmita el grueso de "El Mensaje": "Una voz,un mundo,un toque, una vida... verdaderamente, decilo: un mundo... una voz, un toque... verdaderamente, decilo: algunas personas se dan cuenta, algunas personas lo ven desde el comienzo, un mundo... un toque, una voz... una vida..."

"New Language" un prestigioso momento que emula doradas eras como las de "Drama" o "Going for The One" por nombrar solo dos grandes momentos. La intro es un brillante hammond de Khoroshev, para deslizarse en un poderoso ritmo por Squire y Howe, con ciertos aires a "Tempus Fugit" o "Siberian Kathru", la bateria de White es mas veloz y precisa que en cualquier otra  canción del álbum. De repente todo se aquieta quedando la voz y el teclado a los que se le van sumando todos los instrumentos, con destacables arreglos de teclados, de forma creciente para terminar en un gran estribillo. Muy precisos los coros como en gran parte del álbum, seria inimaginable esta canción si ellos. Khoroshev se interesa en incluir tecnología a este Yes de fin de siglo, implementando mellotrones sampleados. Una vez mas y a pesar del tiempo Steve Howe demuestra un gran manejo de su instrumento, tanto para entenderse con Sherwood como asi también con gloriosos punteos  por momentos jazzeros. Cierra el disco una linda balada acústica "Nine Voices (Longwalker)". Bellas armonías vocales y percusiones a la altura de las viejas composiciones del Yes de antaño.

Una vez mas el arte de tapa es una pintura del legendario Roger Dean , quien ya había hecho muchas portadas tanto para Yes como para algunos trabajos en solitario de miembros de la banda. El productor Bruce Fairbairn falleció repentinamente el 17 de Mayo de 1999, unos meses antes de la publicación del disco, que terminó siendo dedicado a él. El tour de "The Ladder" los trajo a Buenos Aires , en una unica función en el Luna Park en 1999. De esta misma gira, luego surgiría el doble "House of Yes: Live from House of Blues" (2000). Como dato curioso, luego de esta gira en el año 2000, el guitarrista Billy Sherwood abandona la banda. No obstante la amistad que lo une con Chris Squire, llevaría a formar el dúo bautizado Conspiracy registrando dos álbumes"Conspiracy" (2000)  y "The Unknown" (2003). También formaría la agrupación Circa junto a Alan White y al primer tecladista de Yes Tony Kaye, dando a conocer tres trabajos de estudio. El siguiente en dejar Yes seria Khoroshev tras recibir acusaciones formales de acoso sexual a una de las chicas encargadas de la seguridad en un concierto en Estados Unidos. Como futuro inmediato Yes se quedaría sin tecladista y sin segunda guitarra, sin otra variante en su formación, publicarían en 2001 el aceptable "Magnification", pero eso es parte de otra historia.


Personal:

Jon Anderson - voz principal
Chris Squire - bajo, coros
Steve Howe - guitarra principal, guitarra acustica, steel guitar, mandolina, coros
Billy Sherwood - guitarra, coros, teclados
Igor Khoroshev - teclados, coros
Alan White - batería, percusión, coros



Lista de Temas:

1. Homeworld (The Ladder)
2. It Will Be a Good Day (The River)
3. Lightning Strikes
4. Can I?
5. Face to Face
6. If Only You Knew
7. To Be Alive (Hep Yadda)
8. Finally
9. The Messenger
10. New Language
11. Nine Voices (Longwalker)


Download | Descargar












5 comentarios:

Anónimo dijo...

Listen to Yes, Genesis,and a lot prog rock and metal groups

Prog Radio:
http://radioprog-pop.playtheradio.com/index.cfm

Anónimo dijo...

Exelente disco, me lo mostraste y no paro de escucharlo, un abrazo. Ian

Guido-Visión dijo...

Muy buen artículo. Una pequeña pero importante aclaración: el que salió de la banda por acusaciones de acoso sexual fue Khoroshev, no Sherwood.

Alvaro Beasi dijo...

Lo corroboré y es cierto era Khoroshev!!!
Muchas gracias Guido!

Gran abrazo!

Leonpardo dijo...

Gracias