domingo, 24 de mayo de 2009

Bob Dylan - Blonde on Blonde (1966)



HAPPY BIRTHDAY UNCLE BOB!!!


Discazo de Dylan, uno de mis preferidos. Es considerado uno de los mejores discos de la historia y además fue el primer LP doble del rock (no me digan nada del Freak Out! de Frank Zappa, Blonde On Blonde es de mayo del '66 y Freak Out! es de junio del '66). Según describió el propio Bob, el sonido del álbum es una especie de thin, wild mercury sound.

Blonde On Blonde establece el paso definitivo de Dylan hacia un sonido eléctrico, sin dudas mucho más enérgico y potente que el de sus inicios en el folk. Igualmente, cabe destacar que en sus trabajos anteriores (Bringing It All Back Home y Highway 61 Revisited, ya se había electrificado, pero no del todo, ya que había bastante de ese sonido folk). Luego de su extenuante, fantástica y delirante gira mundial sufriría un accidente en moto. Quizá fue un "mensaje" de la vida para ponerle un stop, ya que su regreso a los estudios sería con un disco sumamente tranquilo y de country: John Wesley Harding.

La razón que llevó a Dylan a mentalizarse en cambiar su sonido fue la versión que hicieron Los Byrds del tema Mr. Tambourine Man. Al escucharlo, Bob se quedó perplejo, y decidió transformar su sonido. Para ello tomó a su cargo a The Hawks, una banda tremenda, que luego se covertiría en The Band (bautizada así por el propio Dylan, fue la "banda por excelencia" durante mucho tiempo en los Estados Unidos, y sonaban como la puta madre).

Este cambio trajo el descontento de los seguidores folkies, que estaban acostumbrados a otra cosa. En ese momento decían que Dylan se había vendido/comercializado, que ésta música no era propia de él, que las letras ya no tenían el mismo mensaje. Hasta un periodista llegó a preguntarle: —¿Por qué no hacés más canciones de protesta? Bob respondió: —Todas mis canciones son de protesta.


En cuanto a los significados e inspiraciones, es conocido que mucho tuvieron que ver algunas relaciones que tenía Dylan por ese entonces con ciertas mujeres, a saber: Sara Lownds (quien sería su futura esposa), Edie Sedgwick (una modelo de Warhol) y la conocida música Joan Baez. Yo opino que ésto es bastante cierto. Más allá de las interpretaciones de las letras, se nota que la atmósfera del disco está plagada de enamoramiento.

Se cree que el título del álbum (Rubio Sobre Rubio, en castellano) se debe a la fascinación que tenía Dylan por la pareja que hacían Brian Jones y Anita Pallemberg. También dicen algunos que en el tema I Want You el dancing child que tiene el time on his side sería Brian...

Una anécdota interesante cuenta que Dylan emborrachó a los músicos en la grabación del tema Rainy Day Woman #12 & 35 para que tocaran más sueltos.

Sin dudas es un disco con gran letrística, con una poética mucho más surreal y personal que se combina con estilos como blues, rock, algo de pop y el espíritu folk que siempre está presente (tampoco quería olvidarme de mencionar ese genial órgano Hammond, que es típico de Blonde On Blonde). Además la voz de Bob es sumamente expresiva (costumbre), elaborando una infinidad de tonos que nos llegan al alma (algo así escribió Pettinato en una nota de la revista La Mano).

Para terminar quería dejar una frase que me gustó mucho: Los americanos dicen "Blonde On Blonde" es más grande que la vida.

Reseña escrita por Makelelejuas





Lista de Temas:

01. Rainy Day Women #12 & 35
02. Pledging My Time
03. Visions Of Johanna
04. One Of Us Must Know (Sooner Or Later)
05. I Want You
06. Stuck Inside Of Mobile With The Memphis Blues Again
07. Leopard-Skin Pill-Box Hat
08. Just Like A Woman
09. Most Likely You'll Go Your Way (And I'll Go Mine)
10. Temporary Like Achilles
11. Absolutely Sweet Marie
12. 4th Time Around
13. Obviously 5 Believers
14. Sad Eyed Lady Of The Lowlands

Download | Descargar



Más de Bob Dylan:

1965 - Highway 61 Revisited
1966 - Blonde On Blonde
1970 - Self Portrait
1975 - Blood On The Tracks
1981 - Shot of Love

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mil gracias! me sorprendi esta tarde al estar leyendo una reseña de la revista Rolling Stone y percatarme de que no tengo en mi colección este esplendido album de Dylan, deficiencia rapidamente subsanada gracias a tu exelente blog.

Sergio Dueñas